FACULTAD DE INGENIERÍAUDPSíguenos en Facebook Astronomía UDPTwitter Astronomía UDPEspañolInglés

Encontrado el planeta extrasolar más parecido a la Tierra hasta ahora

Tienen masas parecidas, soles casi iguales, y órbitas que duran casi lo mismo, sin mencionar que ambos se encuentran en las zonas habitables de sus sistemas planetarios.

Hablamos de Kepler-452b, el nuevo planeta encontrado por la misión Kepler, que será anunciado mañana en una conferencia de prensa de la NASA

11745566_864149420334418_7685033959964123555_n-1

Este planeta es un poco más grande que la tierra (1,6 veces su diámetro), orbita una estrella muy similar al Sol (levemente más masiva y caliente), en una órbita de sólo 20 días más de duración que la nuestra, que debido a las otras similitudes, también cae en la zona habitable de la estrella, lo cual lo transforma en el planeta más parecido a la tierra encontrado hasta ahora.

452b_system_comparison-2

Zonas habitables (en verde) del sistema Kepler-452 comparado a escala con el sistema Kepler-186 y el sistema solar. Kepler-186 es un sistema solar en miniatura que cabe por completo dentro de la órbita de Mercurio. Créditos: NASA / JPL-Caltech / R. Daño

La zona habitable de una estrella es el rango de distancia a esta, donde un planeta podría eventualmente contener agua en estado líquido, condición fundamental para que se origine la vida como la conocemos.

El rango dependerá de lo caliente que sea la estrella; en la Figura, las regiones marcadas en verde son las zonas habitables de cada una de esas estrellas: la de más abajo es la de nuestro sistema solar, y la del medio es la de Kepler-452, levemente más extendida, debido a que esta estrella es un poco más masiva y caliente que nuestro Sol.

Esto es sólo un primer criterio para buscar vida, pues esto dependerá de muchos otros factores, como su masa, que sea rocoso, que contenga agua efectivamente, la existencia y composición de una atmósfera para el planeta, que posea una órbita estable y relativamente circular, etc.

Sin embargo, buscar un planeta como la Tierra presenta muchas dificultades, aún con toda la tecnología de la que se dispone: Para empezar, es muy pequeño en relación a una estrella como el Sol, lo que hace que estos pasen mayormente desapercibidos a los métodos de detección. El hecho de que el período de rotación sea tan extenso también dificulta encontrarlos, ya que se deben observar al menos dos veces para poder comprobar de que se trata de un planeta con una órbita periódica, y no de un evento aislado.

Lucas Cieza, Director del Núcleo de Astronomía UDP nos señala que:

“La misión Kepler ha demostrado que los planetas del tipo rocoso (como Mercurio, Venus, Tierra, y Marte) son mucho mas comunes que los planetas gigantes gaseosos (como Júpiter y Saturno) o los gigantes de hielo (como Urano y Neptuno). En la practica, la mayoría de los planetas que ha encontrado Kepler son mas grandes que la Tierra y se encuentran a distancias menores de sus estrella que la distancia que separa la Tierra del Sol, pero eso es simplemente porque mientras mas pequeño es el planeta y mas lejos se encuentra de su estrella, mas difícil es detectarlo con la técnica de tránsitos que utiliza Kepler. En general, las estadísticas de detección sugieren que los planetas Terrestres en la zona habitable podrían ser muy comunes en la Galaxia.”

Por todas estas razones, es una gran noticia de que finalmente se confirme la existencia de uno que sea tan parecido, y no son las únicas razones para entusiasmarse:

fig6-surfacetemperaturevsenergy

Desde Kepler puso en marcha en 2009, doce planetas de menos del doble del tamaño de la Tierra se han descubierto en las zonas habitables de sus estrellas. Créditos: NASA / N. Batalha y W. Stenzel

Según los artículos lanzados hoy por la NASA y por la revista Nature

  1. El planeta es el más pequeño encontrado en la zona habitable, para una estrella como el Sol. Su tamaño de 1,6 veces la tierra y algunas estimaciones de su masa sugieren que se trata de un planeta rocoso (y no gaseoso), lo cual lo haría potencialmente habitable.
    • Esto último implicaría que su masa sería de alrededor de 5 veces la terrestre, y la fuerza de gravedad en su superficie sería el doble que lo que tenemos en la Tierra. Todos pesaríamos el doble de lo que pesamos acá.
  2. La estrella Kepler 452 se encuentra a 1400 años-luz, en la constelación de Cygnus, y es del mismo tipo que el Sol, pero es un poco más antigua: 6.000 millones de años (en lugar de 4.500 millones, del Sol), lo cual evolutivamente le da más posibilidades de haber desarrollado vida
  3. Con Kepler-452b, el número de planetas extrasolares confirmados queda en 1.030, y se agregan otros 521 candidatos más, 11 de los cuales serían también pequeños y estarían en las zonas habitables de sus estrellas.

“En el vigésimo aniversario del descubrimiento del primer planeta en torno a otra estrella, el Explorador de planetas extrasolares Kepler acaba de descubrir el planeta con la estrella que más se parecen a la Tierra y a nuestro Sol”

Dice John Grunsfeld, administrador asociado del  Directorio de Misiones Científicas de la NASA, en las oficinas de la agencia en Washington.

“Estos excitantes resultados nos llevan un paso más cerca de encontrar una Tierra 2.0”

Si quieres saber más sobre planetas extrasolares, mantente atento a nuestras redes, por que en Octubre tendremos una charla sobre el tema con Andrés Jordan, astrónomo de la U. Católica: Veinte años descubriendo otros mundos.

Fuente: http://www.nasa.gov/press-release/nasa-kepler-mission-discovers-bigger-older-cousin-to-earth

Esta publicación fue financiada por el Fondo ALMA-CONICYT, asignado al proyecto N° 31140016