FACULTAD DE INGENIERÍAUDPSíguenos en Facebook Astronomía UDPTwitter Astronomía UDPEspañolInglés

Laboratorio de Polvo Cósmico UDP recrea elementos del espacio para entender cómo se forman los planetas

  • Trozos de meteorito pulverizados permitirán estudiar la materia prima que origina los sistemas planetarios y así entender sus propiedades ópticas.

 Tras las explosiones de grandes estrellas se puede detectar una mayor concentración de partículas de polvo cósmico, el que es fundamental para la formación de nuevos planetas de un sistema planetario cualquiera. Este polvo es también el material principal de los discos protoplanetarios observados con los radiotelescopios como ALMA, ubicados en el norte de nuestro país.

Sin embargo, las propiedades ópticas de este material no están completamente definidas y es a partir de este punto que nace el principal objetivo de investigación del Laboratorio de Polvo Cósmico de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UDP: cartografiar o determinar las propiedades ópticas del polvo cósmico en función de su tamaño o temperatura. En este sentido, el trabajo de los miembros de este laboratorio es recrear las condiciones en las que se encuentra el polvo cósmico en el espacio y las observaciones que los radiotelescopios realizan con la finalidad de hacer interpretaciones más precisas.

Tal vez la pregunta más común es ¿cómo se analizará el polvo cósmico si no hay acceso a las muestras? Roberto Lavín, director ejecutivo del laboratorio explica que la composición de este polvo es la misma que la de los elementos químicos presentes en la Tierra, solo que se encuentra en otra proporción y condiciones: “Nosotros emularemos las condiciones en las que se encuentra el polvo cósmico en el espacio con minerales y elementos (como los meteoritos) a nuestro alcance para entender sus propiedades ópticas”, señala.

En esta línea, el astrónomo UDP Lucas Cieza quien también forma parte de esta iniciativa sostiene que no solo buscan establecer la composición del polvo cósmico, sino también el proceso de crecimiento del mismo puesto que el polvo necesita crecer miles de millones de veces para llegar a formar un planeta.

Para esto se debe lograr reproducir las condiciones exactas del espacio: temperaturas de 20° Kelvin o -253° Celsius y alto vacío. Para facilitar estas funciones, la Planta Generadora de Nitrógeno Líquido donada por el Observatorio Europeo Austral (ESO) mejorará la interpretación de datos que realizan los radiotelescopios astronómicos y además reducirá los costos de trabajo. A modo de ejemplo, se podrá detallar la masa y la densidad de polvo cósmico o de algún otro cuerpo celeste con mayor exactitud.

Desde junio, el Laboratorio de Polvo Cósmico UDP está utilizando fragmentos de meteoritos pulverizados traídos desde Alemania. Esta materia prima utilizada para los experimentos es equivalente al polvo original, ya que data de la formación del sistema solar.

Todo este estudio permitirá entender con mayor profundidad cómo se forman los planetas y contribuirá  a la observación astronómica en general, al clarificar algunos aspectos de las señales captadas por los radiotelescopios.

El Laboratorio de Polvo Cósmico UDP, liderado por el astrónomo Lucas Cieza y el físiso Roberto Lavín (académicos de la Facultad de Ingeniería y Ciencias), es el primero en Latinoamérica y se espera que en un año más logre obtener resultados.