Astronomia UDP

Volver a Noticias

AstroUDP Paula Jofré fue reconocida internacionalmente como una de las científicas más destacadas en su área

Paula Jofré quiere mapear el linaje galáctico de cada estrella en la Vía Láctea. Es como rastrear tu árbol genealógico, si tus abuelos fueran supernovas.

Jofré, de 36 años, es astrofísica en la Universidad Diego Portales en Santiago de Chile, donde estudia las vidas internas y las historias de las estrellas. Mide las longitudes de onda de la luz que emiten las estrellas para descubrir qué elementos químicos contienen las estrellas y en qué proporciones.

Luego hace algo inusual: toma prestada una técnica de la biología para rastrear la evolución de las estrellas. Jofré, al igual que un arqueólogo que examina el ADN en restos humanos antiguos para rastrear la historia de una población, utiliza los contenidos de las estrellas modernas para rastrear cómo sus antepasados ​​estelares se movieron alrededor de la Vía Láctea. Su trabajo más conocido, y la investigación de la que está más orgullosa, utiliza esos elementos como proxy del ADN para trazar el primer árbol genealógico de las estrellas de la Vía Láctea.

Obtuvo la idea como un postdoctorado en un evento de la Universidad de Cambridge organizado por un colega de historia del arte. El enfoque fue cómo los científicos visualizan sus resultados. Allí conoció al antropólogo de Cambridge Robert Foley, quien le mostró cómo los árboles evolutivos pueden rastrear las relaciones de los miembros de una especie a lo largo del tiempo. De repente, se dio cuenta de que las estrellas, también, pasan fragmentos de sí mismas a generaciones sucesivas. Quizás, pensó, estas generaciones también podrían remontarse en el tiempo.

Pronto, ella y Foley se apoderaron del proyecto de árbol familiar estelar en una cena en un comedor de Cambridge: “muy parecido a una sala de Harry Potter”, dice, donde todos los becarios llevan vestidos académicos. Las estrellas obviamente no se reproducen como animales, la pareja estuvo de acuerdo, pero las estrellas moribundas transmiten su química.

Eso sucede porque las estrellas forjan elementos pesados, como el carbono y el hierro. Cuando las estrellas mueren, a menudo explotan y difunden esos elementos por todo el cosmos. La próxima generación de estrellas, nacidas de nubes de gas que colapsan y contienen esos elementos, recoge elementos de la generación anterior.

Y así nace una familia. Las estrellas de la misma nube de gas deberían tener una química casi idéntica, algo así como que los hermanos tienen un ADN similar. La analogía es lo suficientemente cercana como para que Jofré, Foley y sus colegas construyeran un árbol de tres ramas que  muestre las relaciones de 21 de las estrellas hermanas del sol  en 2017 en los  Avisos mensuales de la Royal Astronomical Society . El equipo también informó que dos de las ramas eran agrupaciones conocidas: una era el delgado disco de estrellas de la Vía Láctea y la otra era el disco grueso más antiguo que lo rodeaba. La tercera rama reveló nuevas conexiones, mostrando que la técnica de Jofré hace más que mapear relaciones conocidas con estrellas. El enfoque puede revelar nueva información sobre viveros estelares pasados.

Todos en la familia

Paula Jofré y sus colegas, que tomaron prestadas técnicas de biología, mapearon relaciones químicas entre el sol y 21 de sus estrellas hermanas. Surgieron tres ramas principales: estrellas más jóvenes en el disco delgado de la Vía Láctea (rojo, incluido el sol), estrellas mucho más antiguas que podrían estar en el disco grueso más disperso de la Vía Láctea (azul oscuro) y una tercera rama que se encuentra en medio (azul claro) ). Seis estrellas (negras) no tenían una relación clara con las otras, pero más observaciones podrían ayudar a vincularlas.

Al expandirnos a más grupos de estrellas, “podríamos usar estos árboles para aprender algo sobre la evolución de toda nuestra galaxia\\\”, dice Jofré. “Eso ha sido tan emocionante”.

Otros astrónomos llaman la técnica original e inventiva, aunque un poco poco ortodoxa.

“Paula Jofré me impresionó por ser muy innovadora”, dice el astrónomo Kenneth Freeman de la Universidad Nacional Australiana en Canberra. “Ella ve cosas que otros investigadores no ven”.

Payel Das, de la Universidad de Oxford, colaborador en el proyecto de la Vía Láctea y amigo cercano, dice que Jofré es “realmente valiente” como investigador. “Ella es muy segura, lo que es muy agradable. Creo que especialmente ahora, estamos atravesando esta crisis de mujeres en física y ciencia y todo esto: necesitamos esta confianza “.

Jofré nunca se ha apartado de caminos impopulares. Antes de graduarse de una escuela secundaria para mujeres en Santiago, una consejera le habló a su clase sobre la importancia de elegir una carrera que dejaría tiempo para la familia. Uno no debería elegir una carrera en, digamos, astronomía.

“Toda la clase me miró”, dice Jofré, quien había estado interesado en la astronomía desde la infancia. El momento solo fortaleció su resolución. “Esta mujer que trata de decir, por favor no hagas eso, fue un argumento para mí, por favor, hazlo”.

La cuestión de si la astronomía era compatible con una familia surgió antes de lo que Jofré esperaba: su primer hijo nació antes de que ella y su compañero, Thomas Maedler, terminaran sus doctorados. Su segundo nació durante su primera beca postdoctoral. Ser los únicos padres en su cohorte de graduados era difícil. “Te sientes bastante solo cuando eres el único”, dice Jofré.

Pero contrariamente a las advertencias del consejero de orientación, la paternidad ha servido de base para los dos y ayudó a mantenerlos enfocados en lo que es importante: “lo que no es, papeles, papeles, papeles, papeles, papeles”, como lo expresa Maedler. “Siempre somos este pequeño núcleo, los cuatro, este pequeño átomo que está caminando”.

Para Jofré, la ciencia ha estado intrincadamente ligada a la familia, no solo a la del sol, sino a la de ella.

Escrito por Lisa Grossman, Science News.

Ver la lista completa de SN10.

Paula Jofré fue la única latinoamericana en la lista “10 jóvenes científicos que dejan su marca”.

La destacada revista de Estados Unidos, Science News, nombró a la académica del Núcleo de Astronomía UDP, Paula Jofré, como una de los “diez científicos jóvenes más destacados y que hay que observar este 2018”. En su cuarta edición, la revista especializada en ciencias seleccionó a 10 profesionales de todo el mundo que están revolucionando sus áreas.

Paula, que es la única mujer latinoamericana en la lista, llegó a la universidad en octubre de 2017 enfocada en el estudio de la astrofísica estelar y galáctica (poblaciones estelares de la Vía Láctea). En su trabajo dentro del Núcleo de Astronomía ha impartido charlas a un público general sobre la historia de esta galaxia y cómo poder descifrarla.

Actualmente la académica se encuentra trabajando en mejorar las formas de medir las abundancias químicas en estrellas, para así entender la evolución de la Vía Láctea.

Respecto a este reconocimiento destacó que le “honra mucho saber que hay gente en mi comunidad observando lo que hago y reconociendo que mi ciencia es interesante y novedosa. A veces es difícil defender ideas propias y convencerse que uno va por buen camino, estos premios ayudan a confiar en uno mismo y tomar las riendas del trabajo propio”.

Los 10 jóvenes científicos destacados tienen menos de 40 años y fueron nominados por un premio Nobel o por un miembro recién elegido de la Academia Nacional de Ciencias. Cada uno fue seleccionado por el equipo de la revista Science News por su potencial de cambiar la ciencia en el futuro.

Paula dictará en el mes de noviembre el primer curso de astronomía abierto para público generalen la UDP. En este se busca que las personas aprendan de una manera interactiva sobre el funcionamiento de las estrellas, los tipos que hay y el significado de estas.

Sobre el futuro de la astronomía en Chile señaló que “está competitiva e internacional. Creo eso sí, que aún nos falta en Chile entenderle el valor a la investigación científica pura, pero me gusta ver cómo la sociedad recibe de una forma muy positiva la astronomía. Es emocionante ver las posibilidades a futuro con muchos telescopios por instalarse acá”.

Fuente: www.udp.cl

Artículo en Science News (Inglés)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *