Astronomia UDP

Volver a Noticias

¡Dos Núcleos Milenio para astronomía en la UDP!

Estamos encantados de haber conseguido estar entre los 1-2 proyectos mejor clasificados de la iniciativa Millenium Nucleus para trabajar en nuevas ideas y tecnologías motivadas a través de la astronomía.

ERIS

https://nucleomilenioeris.cl

El Núcleo Milenio ERIS (Reconstrucción Evolutiva del Medio Interestelar) aplicará uno de los principios de la Teoría de la Evolución de Darwin -descendencia con modificación- a la evolución cósmica y está liderado por Paula Jofre (Directora) y Evelyn Johnston (PI) de AstroUDP, junto con Patricia Tissera (co-director) and Alvaro Rojas (PI) from Universidad Católica.
La herramienta fundamental (árbol filogenético) ya se usa extensivamente en otros estudios evolutivos de la Tierra. Dado que árboles son estructuras y gráficos matemáticos, para lograr nuestras metas con ERIS consolidaremos una colaboración interdisciplinaria entre astrónomos, biólogos y matemáticos.  Reconstruiremos la evolución de galaxias construyendo e interpretando árboles filogenéticos que son apropiados para datos astronómicos. Para eso, simularemos la evolución de galaxias, donde conocemos su historia compartida. Además usaremos datos observados, que nos permitirán tratar con incertidumbres.
La clave para poder conectar estrellas es el hecho conocido, de que estrellas masivas sintetizan elementos químicos en sus interiores, y al final de sus vidas, cuando explotan contaminan las nubes interestelares, que es donde nuevas estrellas se forman. El gas químicamente procesado es lo que una generación de estrellas hereda de la(s) generacion(es) anterior(es) y es el observable clave que nos permite construir árboles filogenéticos. Nuestra ventaja es el hecho que conocemos muy bien cuáles elementos son producidos en qué tipo de estrellas, y cuánto. El desafío está en que una galaxia es un sistema abierto: gas fresco llega de afuera todo el tiempo, mezclando el gas procesado en la galaxia. También, diferentes generaciones de estrellas contribuyen con la contaminación de la misma nube interestelar. Entonces, el problema es complejo, al igual que la evolución de las especies en biología.

YEMS

El Núcleo Milenio propuesto sobre exoplanetas jóvenes y sus lunas (YEMS) abordará la dicotomía en la formación de planetas gigantes mediante el desarrollo de un nuevo método de detección de exoplanetas jóvenes, y está liderado por Alice Zurlo (co-director) y Lucas Cieza (PI) de AstroUDP,  junto con Sebastián Pérez (Director) y Fernando Rannou (PI) de la Universidad de Santiago, Guillermo Cabrera (PI) de la Universidad de  Concepción y Simon Casassus (PI) de la Universidad de Chile.

Uno de los grandes debates en astrofísica se refiere a la vía de formación de un planeta gigante como Júpiter. Los planetas gigantes juegan un papel dominante en la arquitectura de los sistemas planetarios, ya que contienen la mayor parte de la masa y el momento angular. Dos teorías en competencia proporcionan escenarios de formación viables para los gigantes gaseosos: el modelo de acreción del núcleo y el modelo de inestabilidad del disco. ¿En qué condiciones una teoría es más favorable que la otra? Y, ¿estas teorías son mutuamente excluyentes? Las respuestas a estas preguntas requieren conocimiento de dónde y cuándo se forman los exoplanetas.

Los lugares de nacimiento de los planetas están ahora al alcance de las observaciones modernas, sobre todo con grandes conjuntos interferométricos, como el Observatorio ALMA, y cámaras de óptica adaptativa extrema. Estas observaciones pioneras incluyen descubrimientos de planetas jóvenes aún incrustados en sus discos protoplanetarios progenitores y están desvelando los procesos físicos que tienen lugar en los discos protoplanetarios y que darán forma a la arquitectura de los futuros sistemas planetarios, arrojando luz sobre el origen del Sistema Solar. Ahora nos enfrentamos a la necesidad de medir la masa de estos jóvenes exoplanetas y comprender su crecimiento, que se cree está regulado por un disco circumplanetario o "proto-lunar", es decir, el pequeño disco de acreción que formará las exo-lunas. Esto requiere avances en observaciones, simulaciones y técnicas de imagen que apenas estamos empezando a desarrollar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *